Cra 2 9-28 - Vélez, Santander (Colombia)
comunicaciones@diocesisdevelez.org.co

COMUNICADO

COMUNICADO

ANTE LOS LAMENTABLES HECHOS OCURRIDOS EN LA PARROQUIA SAN JUAN MARÍA VIANNEY

“Yo soy el camino, la verdad y la vida.”

(Jn 14,6)

Como Obispo Diocesano de Vélez, y junto a todo el Presbiterio y fieles de nuestra Iglesia Particular, lamentamos los hechos violentos sucedidos ayer 11 de septiembre, en la Parroquia San Juan María Vianney de Miralindo, vereda Buenos Aires (zona rural de Landázuri, Santander); y rechazamos todo tipo de violencia en contra de la vida humana y de la familia. San Juan Pablo II en Evangelium Vitae 3, señala: “Cada persona, en virtud del misterio del Verbo de Dios hecho carne, es confiada a la solicitud materna de la Iglesia. Por eso, toda amenaza a la dignidad y a la vida del hombre repercute en el corazón mismo de la Iglesia, afecta al núcleo de su fe …, la compromete en su misión de anunciar el Evangelio de la vida por todo el mundo y a cada criatura”.

Manifestamos nuestro dolor, solidaridad y acompañamiento a la familia Díaz Pineda y demás víctimas de estos hechos. Elevando nuestra oración a Dios para suplicar su perdón y para que suscite, que nuestros corazones, se abran a la misericordia y nos comprometamos por el trabajo por la Paz.

Levantamos nuestra voz en contra de toda acción movida por la codicia, egoísmo, odio y ambición que vaya en detrimento de la dignidad humana y el bienestar de la casa común. A este respecto el Papa Francisco nos dice en Fratelli Tutti 117: “Cuando hablamos de cuidar la casa común que es el planeta, acudimos a ese mínimo de conciencia universal y de preocupación por el cuidado mutuo que todavía puede quedar en las personas”.

Como Iglesia hacemos un llamado a rechazar todo tipo de violencia, proclamando el valor de la vida humana por encima de intereses egoístas y materiales. Exigimos a todos los entes gubernamentales y de control tanto de índole municipal, departamental y nacional para que hagan una presencia real y operante de modo que se brinden las garantías necesarias para la paz y la convivencia de la región.

Como Iglesia Diocesana, nos comprometemos a:

  1. Seguir haciendo presencia desde el Evangelio, acompañando las comunidades en estos tiempos difíciles; invocando las Palabras de Jesús: “Bienaventurados los que trabajan por la Paz, porque serán llamados hijos de Dios. Bienaventurados los misericordiosos porque ellos alcanzarán misericordia” (Mt. 5,9-10).
  2. Acompañar la comunidad afectada, y en solidaridad con su párroco, participar de una Celebración Eucarística el día viernes 16 de septiembre a las 10:30 am, en Plan de Armas; Eucaristía presidida por el Obispo y concelebrada por sacerdotes de la diócesis.
  3. Convocar a todas las comunidades parroquiales de la Diócesis de Vélez, a intensificar la oración con el Santo Rosario para orar por la Paz, y la defensa de la vida.

Invocamos la protección y la intercesión de Nuestra Señora de las Nieves, patrona de nuestra diócesis; que, junto al Padre José Antonio Beltrán, nuestro “Mártir de la Paz”, quien hace 31 años, también entregó su vida, muy cerca de donde ocurrieron estos hechos; aboguen para que esta región sea territorio de paz y convivencia.

Vélez, 12 de septiembre de 2022

MARCO ANTONIO MERCHÁN LADINO

Obispo de Vélez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.